Cerca en aquest bloc

3 de maig de 2011

Mensaje del Presidente de la Comisión Europea en la conmemoración del 25 aniversario de la Federación Europea de Bancos de Alimentos. (30 abril 2.011)


Es con gran placer que, durante la sesión de apertura de esta conferencia de la Federación Europea de Bancos de Alimentos les  dirijo unas palabras. En un momento en que los efectos negativos de la crisis financiera y económica global se dejan sentir en las vidas de tantos ciudadanos europeos, así como los recortes presupuestarios adoptados por los Estados miembros, mi atención es naturalmente atraído por las instituciones que, como la suya  tienen un impacto real en la vida cotidiana de tanta gente. Nuestras sociedades no pueden ignorar problemas como el hambre y la pobreza. Por ello, debemos tener en cuenta nuestra responsabilidad hacia todas las personas en riesgo de caer en la pobreza, como una obligación moral.

La Federación Europea de Alimentos que celebra precisamente este año, sus 25 años de existencia, es un proyecto modélico, basado en los ideales de la Unión Europea. Ellos ejemplifican nuestra capacidad de, no sólo estar unidos en la diversidad, sino también en la adversidad. El llamamiento a la generosidad de los europeos puesto en marcha por los Bancos de Alimentos, ha ayudado a millones de personas a superar una situación de privación a veces muy grave. Organizaciones como la suya están luchando contra el hambre, las privaciones y la pobreza, mediante la redistribución de los recursos de manera eficiente y ejemplar que nuestra sociedad despilfarran tan a menudo. Los Bancos de Alimentos sitúan la lucha contra el despilfarro como uno de sus principales combates. Son un ejemplo y una inspiración para las nuevas generaciones, y por esta razón que creo que la sociedad tiene una deuda enorme de gratitud a todos ustedes.

El “Programa de ayuda alimentaria” es un ejemplo de cómo la UE aplica en relación con los Estados Miembros y las organizaciones no gubernamentales, el principio de solidaridad se ejerce así de forma realmente positiva. El fortalecimiento de la cohesión social es un reto clave que enfrenta las políticas europeas adoptadas en el marco de la Europa 2020 - reforzar una cultura política basada en la solidaridad y en el crecimiento económico sostenido.
Reducir el número de europeos que viven por debajo del umbral de la pobreza en un 25%, en el horizonte 2020, es un objetivo prioritario de esta estrategia: lo hemos propuesto y el conjunto de los Estados miembros lo han aceptado. El año 2010 vio el lanzamiento del”Año Europeo de lucha contra la pobreza y la exclusión social”, cuya prioridad era la Agenda Social Europea que ha ayudado a centrar la atención en la lucha contra la pobreza. 2010 fue un hito importante, pero no queremos que el esfuerzo se detenga y es necesario que mantenga un ritmo constante.

Además, pusimos en marcha el 1 de enero de este año, el Año
Europeo del Voluntariado, cuyo objetivo principal es el de movilizar la sociedad sobre este tema, especialmente para cubrir las necesidades de los pobres. Además, este Año Europeo del voluntariado debe también continuar y profundizar los objetivos del Año Europeo de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Por esta razón, yo quiero insistir que la UE quiere jugar un papel importante en el despertar de las conciencias, invitando a los ciudadanos a participar en las acciones de solidaridad social.

Nuestras sociedades tienen un gran potencial y es necesario  que las instituciones europeas, los gobiernos y las autoridades en todos los niveles ayuden en aquello que les distingue. La generosidad y el voluntariado son parte de nuestra sociedad basada en el humanismo

Por todo ello, quisiera concluir con una llamada: No renunciéis a vuestro entusiasmo y compromiso, ni a la voluntad que les anima a hacerlo siempre más y mejor. Yo conozco bien lo que realizáis. Conozco muy bien, por ejemplo, el Banco de Alimentos de lucha contra el hambre de Portugal, lugar de trabajo muy conocido por la aportación de sus voluntarios. Me gustaría agradecer, en particular a la señora Isabel Jonet, su presidenta.

Hace poco visité el Banco de Alimentos del Bas-Rhin cerca de Estrasburgo. La Comisión Europea está haciendo todo lo posible y, a veces, francamente, a pesar de algunos malentendidos, para preservar, a través del Programa de Ayuda Alimentaria, los actuales sistemas de acción de los Bancos de Alimentos. La Comisión, que tengo el honor de presidir, ha tomado algunas decisiones muy importantes en este sentido.

Les doy las gracias calurosamente por el trabajo que habéis realizado. Continuaremos a realizar conjuntamente nuestros esfuerzos por una Europa más fuerte, una Europa solidaria, una Europa basada en los valores humanísticos a los la que todos estamos tan apegados.
Jose Manuel Barroso. Presidente de la Comisión Europea

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada